ELLE.mx: La historia detrás del pelo morado

http://www.elle.mx/dear-milano/la-historia-detras-del-pelo-morado/

“Antes de lograr ser alguién, tienes que ser tú misma”. -#dearmilano

Cuando cumplí un año de vivir en Nueva York, llevaba meses coqueteando con la idea de hacerme un cambio de look que reflejara todas las transiciones que estaban pasando dentro de mí, quería compartir con el mundo la manera en que me sentía por dentro, de eso se trata la moda; es una forma de materializar nuestra personalidad.

Veía mi pelo como un lienzo en blanco con infinitas posibilidades. Un día me levanté sabiendo que sería la última vez que me vería en un espejo con el pelo cafe. Decidí que iba a existir bajo mis propios términos, y me pinté el pelo de colores. Ni la sociedad, las costumbres o el mundo, dictarían las reglas de mi vida.

El momento más difícil fué justo antes de lanzarme a hacer el cambio. Surgieron en mí muchos miedos y comencé a preguntarme: “¿Y si llegaran a pensar que estoy loca?, o que soy rara…, ¿Y sí ningún chavo me volviera a voltear a ver? Jamás me van a dar trabajo con el pelo morado, ¿Qué va a pasar si no me gusta? ¿¡Y si se me cae el pelo por andarmelo decolorando!?, ¿Qué va a decir mi mamá?, a nadie le va a gustar…” pero tenía claro que el propósito era ser libre y porfín permitirme ser quien soy en realidad sin importar las consecuencias. Al final del día, las personas valoran -y respetan- a las almas valientes.

Fue entonces cuando decidí terminar con todos esos miedos disfrazados de escusas y hacer lo que tenía meses planeando; pintarme el pelo rosa y morado. Cuando me levanté y me vi al espejo por primera vez, me reconocí al instante y hasta llegue a pensar “¿Por que no había hecho esto antes?” Me sentí feliz y más yo.

Poco a poco me fui dando cuenta que al enfréntalos, mis miedos se convirtieron en armas. En lugar de que ningún galán se me acerara (como pensé) se me acercaban más. En lugar de rara, me decían original. Todos esos miedos, siempre estuvieron a mi favor.

A veces debemos recordar que no tenemos que hacer lo que los demás están haciendo y mi cambio de look fue el mejor recordatorio para seguir trabajando en mí.

Asi como la moda, mi pelo es una extensión de mi personalidad, un segundo lenguaje. Cuando las personas nos hacemos responsables de lo invisible -miedos, inseguridades- lo visible brilla y para mí el tener un cambio de look tan extremo, me ayudó a trabajar lo invisible y hacer brillar mi personalidad. Fue como si mi vida pasara de blanco y negro a color. Me encontré a mil extraños sonriendo cada vez que me veían mientras caminaba por la calle, y no soy punk, ni hipster, ni loca; soy Andrea y vale cien por ciento la pena.

¿Hay algo que te gustaría hacer pero no lo haces por el “qué dirán”? Y tal vez piensas, no estoy en edad, en mi no se vería bien o vives en una ciudad en donde salir de lo común es sinónimo de locura. Puede ser usar unos zapatos que nadie usaría, maquillarte de manera diferente, ponerte un vestido vintage, cortarte el pelo, lo que tú quieras. Cada vez que te lleguen esos cuestionamientos, recuerda que el ser diferente tiene el poder de cambiar perspectivas y eventualmente, al mundo. Nuestras diferencias son nuestros super poderes, que no te de miedo ser real, única, y expresar desde tu exterior lo más profundo de tu interior. Ríete de la incertidumbre, atrévete a conocer lo desconocido, sonríele a los cambios y lucha todos los días de tu vida para ser la mejor versión de ti misma. En el momento que entendí que no tenía nada que perder, fui libre y a lo mejor ya es tiempo de que tú también lo seas.

“I’ve finally stopped running away from myself. Who else is there better to be?” -Goldie Hawn

¡Te veo el próximo domingo!

Con mucho amor,

-dear