Andrea Maria. Vietnam, Noviembre 2014.

Les juro que hay veces que no es fácil poner en palabras emociones. Hay tanto que les quiero compartir que la única manera de lograrlo es intentando. A veces no se si mis palabras tienen sentido. La mayoría de las veces empiezo de atrás para adelante. Tengo ya el ultimo párrafo, el aprendizaje pero lo difícil es contar la historia. ¿Que es un aprendizaje sin una historia detrás? ¿Que es una experiencia sin un aprendizaje? ¿Que es una experiencia sin ese primer paso para aventarte a vivirla. Que es vivir en general sin la convicción de quitarnos el miedo. 

 Y así es como empieza todo. Con un miedo. Así es como empiezas a vivir, a tener experiencias, a tener historias y si nos va bien, a tener un aprendizaje. Siempre con miedo de dar el primer paso.

 Con cada paso que tomo, con cada decisión viene también un sinfín de miedos. Pero a través de las experiencias me he dado cuenta que el miedo no existe. El miedo no es mas que una vocecita en tu cabeza diciéndote que a lo mejor no sale como tu te imaginas. Pero la realidad es que nada en esta vida sale como lo planeamos. Ya ven lo que dicen, Dios se ataca de risa cada vez que le contamos nuestros planes. 

 La verdad es que al final, siempre las experiencias que vivimos aunque no salgan acorde a los planes, son exactamente las que tenemos que vivir. Siempre ese cambio de planes es para bien. 

 Hay veces que se nos olvida que vivir también es parte del plan. La mayoría de las veces, el plan es lo que nos impulsa a hacer algo. Y esta bien. Pero si algo he aprendido es que esos giros inesperados de la vida son los que mas me han hecho aprender. 

 Esta bien no tener un plan. El único plan que debes de tener es el de hoy. Lo único que te puedo decir es que aunque las cosas no salgan como tu querías tienes que aprender a confiar. A confiar que es lo mejor para ti y por eso te toco vivir esa experiencia. Cuando aprendas a confiar y a vivir tu vida día tras día, va a llegar un punto en el que vas a voltear para atrás y darte cuenta que eso fue exactamente lo mejor para ti en ese momento. Y aunque ahorita no lo entiendas, aprende a confiar, a quitarte miedos. Aprende a irte a dormir cada día teniendo claro que aunque hoy no cambiaste al mundo, hiciste algo, aunque sea chiquito para acercarte a tu sueño. 

 La única forma de medir resultados es literalmente haciendo un acto pequeño cada día. La suma de esos pequeños esfuerzos, día tras día, son los que te llevarán a tu meta. 

 Confía que cada paso que das, te está acercando. Aunque el camino parezca largo. No tengas miedo. 

-Andy

"Laugh, even when you feel too sick or too worn out or tired. 

Smile, even when you're trying not to cry and the tears are blurring your vision. 

Sing, even when people stare at you and tell you your voice is crappy. 

Trust, even when your heart begs you not to. 

Twirl, even when your mind makes no sense of what you see. 

Frolic, even when you are made fun of.

Kiss, even when others are watching. 

Sleep, even when you're afraid of what the dreams might bring. 

Run, even when it feels like you can't run any more.

And, always, remember, even when the memories pinch your heart. Because the pain of all your experience is what makes you the person you are now. And without your experience, you are an empty page, a blank notebook, a missing lyric. 

What makes you brave is your willingness to live through your terrible life and hold your head up high the next day. So don't live life in fear. Because you are stronger now, after all the crap has happened, than you ever were back before it started."

-Alysha Speer

Vietnam. Noviembre, 2014.