IMG_6050.JPG

Después de 27 horas de viaje, por fin llegué a Bali. Apenas pise el aeropuerto y me encontré a mi misma buscando WiFi por todos lados. Finalmente pude volverme a conectar al mundo para recibir un mensaje de mi Host en Airbnb, Andrew. Fue de gran tranquilidad saber que por lo menos alguien nos esperaba y estaba al pendiente para ayudarnos a resolver cualquier duda.

 

A comparación de cualquier hotel, el servicio que ofrece Airbnb no se compara con nada. Es muchísimo más personalizado. Lo agregue a mi Whatsapp y el me ayudo a resolver cualquier duda que tenia.

 

Como por ejemplo: ¿Dónde puedo cambiar dinero? ¿Me conviene más cambiarlo en el aeropuerto o en algún otro lugar? ¿Cuánto dinero es conveniente tener en cash? ¿Qué medio de transporte me conviene más para llegar al departamento? ¿Cuánto es la tarifa normal de un taxi en Bali? ¿A cuanto tiempo estamos de distancia del aeropuerto al depa? ¿En donde puedo comer comida local a las 8 de la noche que sea muy rica?

 

Imaginen lo que sentí después de cruzar el mundo por avión cuando Andrew me dijo que ya tenia organizado todo para mi. Un chofer nos esperaba en el aeropuerto para ayudarnos con nuestras maletas y en camino al departamento, hacer dos paradas rápidas: cambiar dinero y pasar por algo de cenar delicioso. No me tuve que preocupar por nada, ya que Andrew con toda la experiencia del mundo sabia perfectamente lo que necesitamos en nuestra llegada a Bali.

 

Sin yo preguntarle, día con día me mando recomendaciones de restaurantes, cafés, lugares que tenía que visitar y me puso en contacto con amigos que tenían negocios locales para que los fuera a visitar.

 

Como mi estancia era un departamento, no me esperaba el servicio de un hotel. Sin embargo, al llegar a los departamentos estuvo una persona encargada de nosotras 24/7. Nos ayudaron a rentar las motos y cada vez que nos quedábamos sin gasolina ellos nos hacían el favor de cargarla y volverla a traer al depa. Teníamos servicio de lavandería lo cual nos salvo la vida y ofrecían también servicio de restaurante dentro de los departamentos.

 

Me pareció increíble ya que aparte de mi cocina, si algún día no tenia ganas de preparar algo ellos lo podían hacer por mi. Cuando teníamos antojo de un coco o algo muy especifico ellos se encargaban de conseguirlo.

 

El trato es tan especial y personalizado que instantáneamente me sentí en casa. Teníamos limpieza diaria y no nos tuvimos que preocupar por muchos detalles que normalmente cuando estas en el otro lado del mundo tienes que averiguarlo tu solita. 

 

Link de registro: http://bou.nz/PYXBr

 

IMG_6048.JPG