¡Uy! Cómo hay veces que me cuesta escribir.  Traigo un tema dando vueltas y vueltas por mi cabeza.  Lo platico, lo vivo, lo vuelvo a platicar.  Saco conclusiones, me pongo feliz de entenderlo, se lo comparto a mis amigas más cercanas…  Pero al momento de querer agarrarlo con mis dos manos, ponerlo en papel para darle vuelta a la página, simplemente no sucede.  ¡Time! ya es tiempo de darle vuelta a la página.     ***Déjenme escribirlo, please.***     No sé, si esto signifique que todavía no llega la conclusión.  A veces a la conclusión le faltan años por llegar.  Pero tú en ese momento sientes que ya lo entendiste, que ya lo transcendiste y sobrepasaste, pero al momento de querer sacarlo para dejarlo ir, te das cuenta que las pruebas aún no terminan.  Hay veces que no entendemos por que ciertas cosas nos pasan (o no pasan).     Hay veces que vamos por la vida sin rumbo.  Según tú, tienes tus metas súper claras - tan claras -, que hasta las tienes pegadas arriba de tu escritorio.     ***“Write hard and clear about what hurts.”***     Sin embargo, “you still can not write hard and clear about what hurts.”     Rolling eyes.      ¿Por qué pasa esto?  ¿Por qué si tengo tan claras mis metas?  ¿Por qué si hasta las escribimos, soñamos, aún no podemos materializarlas?     Y es justo ahí cuando entra mi teoría del fracaso y el éxito:     Hay un “gap” entre el fracaso y el éxito. A ese “gap” se le llama miedo.  Desafortunadamente, vamos por la vida sin saber qué:     ***Le tenemos más miedo al éxito que al fracaso***     Pausa. Vuélvelo a leer.     ***Le tenemos más miedo al éxito que al fracaso***     Solo hazte la pregunta:  ¿Qué pasaría si en realidad lo logras? si cumplieras todos tus sueños…      Scary, huh?      Pero déjame te explico.     El no moverte, el no actuar se puede traducir en fracaso. Aunque suene muy fuerte.     El fracaso es algo que ya tienes.     ¿Por qué? Porque no te has aventado a hacerlo.     Pero el éxito, el éxito es desconocido.     El éxito es algo nuevo.     El éxito es un cambio, es salir de tu zona de confort.     El éxito es moverte de donde estas, es salir de tu casa y a lo mejor agarrar el siguiente avión a ese lugar que siempre has querido ir.     El éxito da miedo.     El éxito requiere mucha responsabilidad.     El éxito no se trata de sólo obtenerlo, si no de también mantenerlo.     ***PUM***     y esa… esa es la parte más difícil.     El éxito es cerrar los ojos y seguir caminando, confiar que tus pasos van en la dirección correcta.     Así cómo todo lo desconocido, como todo aquello que nunca has intentado.     Cómo saltar de un paracaídas o decirle sí al amor.     ***El éxito da miedo***     El éxito representa noches sin dormir, días en los que no sabes cómo vas a pagar la renta.     El éxito no es cómodo, es muy incomodo.      ...y la comodidad del fracaso siempre gana.      Y es ahí dónde yo me pregunto, ¿Por qué no cambiamos la jugada? ¿Por qué no tomamos control de la situación, cambiamos los papeles y le damos el poder que se merece al éxito?     ¿Por qué en lugar de escribir nuestras metas no nos paramos y vamos directo a hacerlas?     ¿Por qué necesitamos un recordatorio de todos nuestros sueños en lugar de ir a vivirlos?     ¿Por qué no reclamamos nuestro poder de una vez por todas, antes de que sea demasiado tarde?     Y la verdad es que nunca es demasiado tarde, solamente que el despertar podría llegar a ser un poco más difícil.     Despierta.  Todavía no es tarde.  Aun hay tiempo.     Con mucho amor y glitter,   -DEAR       Photo by Gabriela Gum    Makeup by me :)    Wearing Swarovski jewelry

¡Uy! Cómo hay veces que me cuesta escribir.

Traigo un tema dando vueltas y vueltas por mi cabeza.

Lo platico, lo vivo, lo vuelvo a platicar.

Saco conclusiones, me pongo feliz de entenderlo, se lo comparto a mis amigas más cercanas…

Pero al momento de querer agarrarlo con mis dos manos, ponerlo en papel para darle vuelta a la página, simplemente no sucede.

¡Time! ya es tiempo de darle vuelta a la página.

 

***Déjenme escribirlo, please.***

 

No sé, si esto signifique que todavía no llega la conclusión.

A veces a la conclusión le faltan años por llegar.

Pero tú en ese momento sientes que ya lo entendiste, que ya lo transcendiste y sobrepasaste, pero al momento de querer sacarlo para dejarlo ir, te das cuenta que las pruebas aún no terminan.

Hay veces que no entendemos por que ciertas cosas nos pasan (o no pasan).

 

Hay veces que vamos por la vida sin rumbo.

Según tú, tienes tus metas súper claras -tan claras-, que hasta las tienes pegadas arriba de tu escritorio.

 

***“Write hard and clear about what hurts.”***

 

Sin embargo, “you still can not write hard and clear about what hurts.”

 

Rolling eyes. 

 

¿Por qué pasa esto?

¿Por qué si tengo tan claras mis metas?

¿Por qué si hasta las escribimos, soñamos, aún no podemos materializarlas?

 

Y es justo ahí cuando entra mi teoría del fracaso y el éxito:

 

Hay un “gap” entre el fracaso y el éxito. A ese “gap” se le llama miedo.

Desafortunadamente, vamos por la vida sin saber qué:

 

***Le tenemos más miedo al éxito que al fracaso***

 

Pausa. Vuélvelo a leer.

 

***Le tenemos más miedo al éxito que al fracaso***

 

Solo hazte la pregunta:  ¿Qué pasaría si en realidad lo logras? si cumplieras todos tus sueños…

 

Scary, huh?

 

Pero déjame te explico.

 

El no moverte, el no actuar se puede traducir en fracaso. Aunque suene muy fuerte.

 

El fracaso es algo que ya tienes.

 

¿Por qué? Porque no te has aventado a hacerlo.

 

Pero el éxito, el éxito es desconocido.

 

El éxito es algo nuevo.

 

El éxito es un cambio, es salir de tu zona de confort.

 

El éxito es moverte de donde estas, es salir de tu casa y a lo mejor agarrar el siguiente avión a ese lugar que siempre has querido ir.

 

El éxito da miedo.

 

El éxito requiere mucha responsabilidad.

 

El éxito no se trata de sólo obtenerlo, si no de también mantenerlo.

 

***PUM***

 

y esa… esa es la parte más difícil.

 

El éxito es cerrar los ojos y seguir caminando, confiar que tus pasos van en la dirección correcta.

 

Así cómo todo lo desconocido, como todo aquello que nunca has intentado.

 

Cómo saltar de un paracaídas o decirle sí al amor.

 

***El éxito da miedo***

 

El éxito representa noches sin dormir, días en los que no sabes cómo vas a pagar la renta.

 

El éxito no es cómodo, es muy incomodo.

 

...y la comodidad del fracaso siempre gana.

 

Y es ahí dónde yo me pregunto, ¿Por qué no cambiamos la jugada? ¿Por qué no tomamos control de la situación, cambiamos los papeles y le damos el poder que se merece al éxito?

 

¿Por qué en lugar de escribir nuestras metas no nos paramos y vamos directo a hacerlas?

 

¿Por qué necesitamos un recordatorio de todos nuestros sueños en lugar de ir a vivirlos?

 

¿Por qué no reclamamos nuestro poder de una vez por todas, antes de que sea demasiado tarde?

 

Y la verdad es que nunca es demasiado tarde, solamente que el despertar podría llegar a ser un poco más difícil.

 

Despierta.

Todavía no es tarde.

Aun hay tiempo.

 

Con mucho amor y glitter,

-DEAR

 

Photo by Gabriela Gum

Makeup by me :)

Wearing Swarovski jewelry