82.

Dear readers, 

Hace unas semanas se fundió el foco de las escaleras para subir a mi departamento. Es imposible y todo un reto poder subirlas sin tener el celular en la mano alumbrando cada escalón. He subido esas escaleras más de cien veces. Las conozco a la perfección. Se perfectamente que escalón sigue y a veces, hasta subo a obscuras. Ayer subiendo la escalera me di cuenta de un hábito. Nunca alumbro mis pies o mis pasos, sino los siguientes dos escalones que siguen. No es necesario ver cada escalón que subo, sino los siguientes dos. A mitad de la escalera apenas alumbrada paré y fue ahí cuando me di cuenta…

La vida es como esa escalera. A veces alumbrada y otras, obscura. Tan obscura que nos da miedo subirla. Nos da miedo no saber que va a pasar, que escalón sigue y no tener alumbrados los siguientes dos escalones que estamos subiendo. Cada escalón es un reto, un avancé. Y nuestra mente solamente está enfocada a su destino, la puerta, tu meta. No necesitamos luz en cada paso para darlo, con tener alumbrados los siguientes dos escalones y saber hacia donde queremos llegar, podemos subir diez mil a obscuras.

Cada paso que des en tu vida recuerda que lo único que necesitas para darlo es saber a donde quieres llegar. Alúmbrate tus siguientes dos escalones con metas. Será mucho mas fácil subirlos y perderás el miedo a la obscuridad, a la incertidumbre. Al final, cualquier paso que tomes te llevara a la meta, siempre y cuando sepas que no importa cuantos escalones te falten, no importa que no sepas donde estés parado en este momento. Simplemente tener la confianza que vas a llegar por que tu meta te esta alumbrando esos dos siguientes escalones que te llevarán a tu destino.

XO,

ANDY

QUOTE OF THE DAY “FALL IN LOVE WITH THE PROCESS, AND THE RESULTS WILL COME.”