*Ponte incómoda*

*Ponte incómoda*

Caminaba por las calles de Williamsburg mientras un pensamiento se apoderó de todo mi presente:

 

Ponte incómoda.

 

Whaaa?

 

Entre más caminaba con mi café de avellana que se había hecho agua, entendía poco a poco tan sencilla y compleja combinación de palabras.

 

Ponte incómoda.

 

Días antes, me había llegado una propuesta de trabajo que sin duda alguna, me puso muy incómoda. Era todo un reto…

 

Y estos, son algunos de los pensamientos que pasaban por mi cabeza:

 

-Pero nunca lo has hecho

-No tienes experiencia

-No tienes tiempo

-Pero cómo lo voy a lograr

-No lo puedo hacer

-Tengo que decir que no

-Necesito ayuda

-Necesito a un equipo

-Necesito, necesito, necesito

-No puedo, no puedo, no puedo

 

¡Que *fucking* miedo!

 

¡Estaba súper nerviosa de aventarme! Sentía que no tenía experiencia cuando en realidad, tengo 6 años haciéndolo. Según yo, nunca lo había hecho, cuando en realidad, era algo que hacia diario. Mi ego me gritaba que no tenía tiempo, que no podía, cuando la solución era pedir ayuda y sacar adelante el proyecto con un equipo. Tan sencillo como eso... (rolling eyes)

A lo que voy es, antes de aventare a hacer algo vas a encontrar MIL Y UN RAZONES para no hacerlo.

Lo que más deseas, lo que más quieres que te pase, cuando te pasa, se vuelve tu peor enemigo por un ratito. Te mueres de miedo y no sabes cómo sobre llevar tantas emociones.

Después de haberme aventado a hacer ese proyecto que estaba 100% lista y preparada para llevar adelante (pero que mi vocecita mala onda me decía que no) me di cuenta que otra vez el auto-saboteo de sueños había estado presente en mi toma de decisiones. (Lean este post en dónde les platico de la vocecita mala onda...)

 

La buena noticia es que no dejé que el miedo tomara la decisión por mi.

 

Yo tomé la decisión -por más incómoda que fuera- de aventarme y hacerlo.

 

Pero, ¿cuántas cosas dejamos de hacer por miedo?

¿Cuántos proyectos no iniciamos por terror de que salgan mal?

¿Cuántas cosas dejamos de hacer por no ponernos incómodas?

 

MILES.

 

 

*Comfort zone alert*

*Comfort zone alert*

*Comfort zone alert*

 

 

Todos los días nos enfrentamos con este tipo de situaciones incómodas en dónde lo más fácil es salir corriendo.

Pero, ¿cómo le hacemos para no salir corriendo?

 

*Tienes que enfrentarlo* 

Punto final.

 

Tienes que ponerte enfrente de tu miedo y decirle:

 “Good luck, I’m taking over this”

Todas esas situaciones incómodas son las que más nos hacen crecer.

 

Una situación incómoda es igual a un RETO.

 

Hace poco leía cómo una mujer súper exitosa de la industria de belleza decía que las situaciones en dónde más incómoda, más miedo y más inseguridad le habían dado en su carrera -y vida- son las que más la habían hecho crecer. Todas esas veces que ella sentía “no estoy lista” se aventaba y se daba cuenta que sí, si estaba lista.

 

*Si llega a tu vida, es porque ESTáS LISTA*

 

Tan sencillo cómo eso.

Toma ésta frase cómo tu mantra de vida, pega un post it de recordatorio en tu escritorio, tatúatela, escríbela por todos lados, haz lo que quieras pero que nunca se te olvide.  Si llega a tu vida, -sea lo que sea- es porque te toca vivirlo y estás lista.

Puede ser un trabajo, un cambio, una relación, una nueva oportunidad de crecer.

WHATEVER.

Y después de que esas oportunidades (A.K.A. situaciones incómodas/retos) llegan a tu vida…

 

¿Vas a salir corriendo?

¿Vas a dejar que te gane el miedo?

Yo creo que no…

Absolutamente NO deberías y es por eso que hoy platicamos de este tema incómodo.

 

Las cosas más bonitas que te van a pasar en tu vida vienen disfrazadas de miedo.

 

Es momento de dejar todas esas inseguridades en el pasado y empezar a vivir el futuro que siempre has soñado.

La única forma de crecer y seguir avanzando es enfrentando todos esos miedos.

 

Los cambios, son oportunidades de crecer, crecer y seguir creciendo.

 

Te voy a decir un secreto: la mayoría de las veces (hasta dónde he leído), las personas más exitosas del mundo no tenían ni la menor idea de lo que estaban haciendo (ni a lo que se estaban metiendo…) pero se aventaron. Aprendieron en el camino, aprendieron con cada miedo a ir apagando fuegos.

La diferencia entre una persona normal y una persona exitosa, es que la exitosa se avienta y ya. 

Si te esperas a estar 100% lista, déjame te digo que nunca lo vas a estar.

Somos demasiado exigentes con nosotros mismos y nunca nos damos el beneficio de la duda.

La vida es de los aventados y si no te avientas, y te pones incómoda de vez en cuando, te vas a perder de lo más divertido: cumplir tus sueños.

 

*Ponte incómoda*

 

Acepta el trabajo que según tú no sabes hacer. Aprende.

Di que sí al date con el chavo que no te gusta tanto. En una de esas, vas a encontrar al indicado.

Ve a la fiesta, aunque te mueras de flojera y prefieras quedare en tu casa viendo Netflix. *Been there, done that*

Ponte el glitter en los ojos. Que no te importe si la insegura de al lado te va a criticar.

Manda la propuesta de trabajo, lo peor que puede pasar es que te digan que no y sigas con tu vida.

Aplica para ese trabajo. Lo único que te va a costar va a ser, ¡aplicar!

Compra el vuelo, que no te de miedo viajar sola (súper recomendado)

Saluda a las personas, ponte incómoda, preséntate y crece tu network. Está CERO de moda ser una persona cerrada (A.K.A. mamona).. ¡y más en estos tiempos de Social Media! Cómo decía mi hermoso padre, "las personas humildes y sencillas son bienvenidas en todos lados..."

Aprende algo que no sabías. ¡Ponte a leer!

Mándale mensaje al chavo que te gusta. La vida es muy corta para esperar a que te contesten… Nunca permitas que un hombre te haga perder tu valiosísimo tiempo. Toma el control de la situación y escríbele (emoji de uñas) y si te sale con alguna situación incómoda (o pen**&^$#jada), ahora si date la vuelta y vete. Eso si, esto solo aplica una vez (emoji de uñas x 1000)

 

*Ponte incómoda*

 

Porque todas esas situaciones incómodas son exactamente las que necesitas para cumplir tus sueños.

 

*Para avanzar*

 

Porque todas esas situaciones incómodas son las pruebas (velos como tipo exámenes de vida...) que te manda el universo para ver que tanto quieres seguir creciendo, seguir aprendiendo, seguir caminando, antes de mandarte las cosas bonitas. No repruebes el examen, ponte incómoda.

Así que llego el "incómodo" momento de hacerte la pregunta:

¿Cuándo fue la última vez que te pusiste incómoda?

 

Con mucho, mucho amor, glitter, estrellas y diamantes (LOL),

dear

P.S. Gracias por leerme y mil mil gracias más, por sus hermosos comentarios y feed back (emoji de manos rezando)

 

Photo by Rub Cha